Rellenos Faciales Biocompatibles

Existen distintos tipos de relleno que pueden ayudarnos a eliminar o atenuar las arrugas, mejorar la flacidez y remodelar el rostro restituyendo volúmenes perdidos para armonizar el rostro, hidratar nuestra piel en profundidad y otorgarle la frescura que ha ido perdiendo con el paso de los años, la exposición prolongada al sol y el estilo de vida. Estos rellenos son biocompatiples y reabsorbibles por el organismo por lo que, pasado el tiempo, podemos tener la elección de repetirlos sin perjuicio para nuestra salud. 

Estas técnicas no quirúrgicas nos permiten rejuvenecer el rostro de una forma no invasiva, consiguiendo resultados naturales y satisfactorios. Según el tipo de relleno, la duración de estos resultados y sus efectos suelen variar entre 6 a 12 meses o más, dependiendo del producto de relleno en particular que estemos aplicando y de la zona tratada, pudiendo en todos los casos realizarse una nueva aplicación para mantener los efectos deseados.
 
Dependiendo de cuál sea nuestro propósito, podemos encontrar distintos tipos de rellenos como el ácido hialurónico, la hidroxiapatita cálcica, el ácido poliláctico. Se pueden utilizar de forma conjunta o individual. El cirujano plástico será el indicado, luego de una valoración y diagnóstico personalizado, para aconsejarnos cuál es el tratamiento que mejor se adapta al resultado que estemos buscando. La toxina butolímica o bótox, al contrario de lo que muchas personas creen, no es un producto de relleno sino que actúa relajando los músculos de la cara que al contraerse provocan arrugas y líneas de expresión en la frente y entrecejo; las arrugas dinámicas de la cara. Esta técnica sólo está aprobada para utilizarse en el tercio superior de la cara porque impide el movimiento natural del músculo.
 
Ácido Hialurónico
Considerado como el producto estrella dentro del ámbito estético, el ácido hialurónico es un relleno dérmico reabsorbible, biocompatible y no permanente. Al encontrarse forma natural en nuestro organismo, tanto en la epidermis como en los cartílagos, no suele necesitar pruebas de alergia. De todas maneras, se recomienda que sea biosintético en vez de origen animal, para evitar así cualquier tipo producir reacciones alérgicas. 
 

Su mayor propiedad es la de retener y atraer agua aportando a la piel una gran hidratación. Se utiliza para atenuar las arrugas, remodelar y redefinir el rostro y otras partes del cuerpo que necesiten restaurar el volumen natural perdido. Estimula la producción natural de colágeno.
Se aplica en sesiones de 30 – 35 mins. El proceso de infiltración se realiza con agujas o con una cánula muy fina que evita posibles hematomas, rojeces e inflamación. Actualmente viene con lidocaína, un anestésico incorporado, por lo que las molestias son mínimas e indoloras. Produce resultados inmediatos y naturales que suelen durar entre 6 meses a 1 año, aportando al rostro un aspecto descansado y una piel hidratada y luminosa.
Hay distintos tipos de ácido hialurónico recomendados para diferentes zonas del rostro o cuerpo y que presentan distintas propiedades, dependiendo si son reticulados o no reticulados, esto es que presente una mayor o menor densidad. De acuerdo a estas características, sus efectos serán más o menos duraderos y sus aplicaciones variarán.

Hidroxiapatita Cálcica
Este producto, llamado Radiesse® por la marca que lo comercializa, está compuesto por partículas sintéticas de hidroxiapatita cálcica suspendidas en una sustancia gelatinosa. Al encontrarse naturalmente en nuestro organismo, no produce reacciones alérgicas siendo biocompatible y reabsorbible. Posee una alta viscosidad, por lo que permanece en el lugar donde se infiltra e impide que el producto migre. Tiene también una mayor elasticidad lo que le aporta una mayor resistencia a la gravedad y a los músculos faciales.
Ayuda a reducir las arrugas y los pliegues del rostro, además de otras partes del cuerpo como las manos. Está especialmente indicado la combatir la flacidez de la parte media inferior del rostro al producir un efecto tensor en la piel, reducir las arrugas de las mejillas y redefinir el ovalo facial. Produce un efecto lifting dando a la piel un aspecto terso y luminoso. Una de sus grandes ventajas es que estimula la producción de colágeno de manera natural lo que hace que sus resultados se prolonguen en el tiempo.

Para su aplicación se utiliza una aguja o una cánula muy fina que evita hematomas y no suele producir molestias. Con una única sesión de 15 mins suele bastar para lograr los efectos deseados, que pueden prolongarse de 12, lo más habitual, hasta 24 meses dependiendo de la densidad y cantidad de producto aplicado, así como de la piel del paciente, sus cuidados y hábitos. De ser necesario se puede realizar un retoque para alcanzar los resultados esperados. Los resultados son instantáneos, pero se aprecian en su totalidad pasadas unas semanas. Al ser reabsorbible, el producto irá desapareciendo y para mantener los efectos, es conveniente realizar una nueva aplicación de mantenimiento para que perduren los resultados.

Ácido Poliláctico Es particularmente aconsejado para el tratamiento de la flacidez facial. Rejuvenece y tensa la piel, eliminando las arrugas e imperfecciones. Es una sustancia biocompatible, biodegradable y reabsorbible por lo que no produce alergias o rechazo. Se elimina de forma natural y se reabsorbe por el organismo completamente. Sus efectos se pueden prolongar hasta 18 meses desde la primera aplicación. Se infiltra en las capas más profundas de la piel aumentando su grosor donde se observa una leve depresión y proporcionando elasticidad a la misma. Tensa la piel por lo que consigue un aspecto rejuvenecido y una reducción de la flacidez.
Es recomendable que se aplique en 2 sesiones, con un intervalo de 3 meses, pudiéndose hacer un retoque pasados 20 días de la primera aplicación. De ser necesaria una tercera infiltración, ésta se realizará también a los 3 meses de la segunda aplicación.

¿Qué debemos tener en cuenta sobre los rellenos faciales?

  • Profesional médico cualificado: como con cualquier otro tratamiento plástico y estético, debemos tener en cuenta que el profesional médico que nos realice el tratamiento cuente con las credenciales necesarias para que los resultados no sean perjudiciales para nuestra salud.
  • Productos de marca registrada en su envase original: asegurarnos que los productos que se utilicen sean los que solicitamos. Todos los productos de relleno deben venir cerrados y en su envase original. El profesional deberá abrirlos en su presencia y es necesario que así lo exija.